Haeolus

Energía eólica de hidrógeno con electrólisis optimizados aguas arriba de la subestación

El viento es una fuente de energía limpia y cada vez más barata. Pero no podemos “encender el viento” a nuestro antojo: a medida que se construyen más aerogeneradores, la irregularidad del viento provoca dificultades en la red eléctrica. De hecho, los científicos han demostrado que cuando la energía eólica supera el 20% de la capacidad de un sistema energético, no tiene sentido construir más aerogeneradores, porque la generación barata se ve compensada por las dificultades para almacenar y distribuir la energía.

Haeolus trata de producir hidrógeno directamente a partir de la energía eólica. El hidrógeno puede reutilizarse posteriormente, usarse como combustible (vehículos terrestres, barcos, etc.) o utilizarse en la industria química. Nuestro centro de demostración está en Berlevåg, en el extremo norte de Noruega, cerca del parque eólico de Raggovidda. En esta región poco poblada, la red eléctrica no se construyó para grandes capacidades. El caso de Raggovidda no es único: los mejores recursos eólicos suelen estar en zonas poco pobladas, con redes eléctricas débiles y, a menudo, lejos de las montañas, donde la energía podría almacenarse mediante el bombeo de energía hidráulica.

Conseguir explotar los recursos eólicos en zonas aisladas con una red débil permitirá generar más energía renovable, a pesar de la débil red que suelen tener estas zonas. Haeolus desarrollará métodos útiles no sólo para el caso concreto de Raggovidda (que, a largo plazo, está previsto que se convierta en un centro de producción y exportación de hidrógeno), sino también para los casos de reelectrificación y estabilización de minirredes (por ejemplo, islas no conectadas eléctricamente al continente).

Los objetivos generales del proyecto son
1. Permitir que haya más energía eólica en los sistemas energéticos nacionales.
2. Probar múltiples casos de uso.
3. Desplegar un electrolizador de última generación de 2,5 MW, el mayor de su clase en todo el mundo.
4. Operar toda la planta a distancia, una propiedad importante para las zonas remotas.
5. Dar a conocer la tecnología con informes públicos, seminarios, visitas a las instalaciones y otras acciones de difusión.

En la actualidad, el electrolizador acaba de instalarse in situ y se ha iniciado la fase de demostración, tras varios meses de retraso debido a la pandemia de Covid-19. Está previsto que el proyecto finalice en 2023.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator