Gregorio Rodríguez Herrera

Explica del modo más simple posible tu especialidad/investigación:

Literatura latina y Tradición Clásica. Esto es: investigar no solo en la Literatura latina, sino en cómo se imita o reescribe a lo largo de la historia tanto en la alta cultura como en la literatura popular o de masas.

¿Por qué decidiste convertirte en investigador?

Para valorizar el legado clásico en la cultura y el pensamiento occidental, así como su vigencia estética e ideológica. Saber de dónde venimos nos ayuda a comprender nuestro presente.

¿Fue difícil estudiar ciencias en Canarias?

En su momento sí. En la década de los 80 del siglo XX en Gran Canaria solo había algunos recursos en las bibliotecas de los Institutos, por lo que la Filología Clásica era casi un imposible. Recuerdo que durante los primeros años de la Licenciatura en Filología mi profesora de Latín, la Dra. Trinidad Arcos Pereira, nos prestaba sus propios libros para poder profundizar en algunos temas. De hecho acabé mi formación en Filología Clásica en la Universidad de Sevilla.

¿Cuál es tu parte favorita del trabajo?

El análisis de los datos. Una vez que extraes la información, el análisis de los textos es sin duda el momento más interesante de la investigación. Ahí está el quid.

¿Qué consejos les darías a futuros investigadores?

Constancia especialmente en los momentos de desánimo; parafraseando al poeta Virgilio: “sigue firme en tú propósito, que las lágrimas caigan en vano”.